Archivo para 24 febrero 2010

24
Feb
10

Nombres con poca vista

No me dedico a esto, pero sé ver una “cagada” en cuanto la veo. Hace años me encontré con este ejemplo en Gandía, pero hoy por hoy creo que ya no existe, lo que me da la razón en lo referente a que hay que tener un poco de vista a la hora de ponerle nombre a un negocio. El caso al que me refiero era un restaurante marisquería cuyo nombre es era: “El Mariscón”. Y juro que no me lo invento, existió de verdad.

Buscando por la web, he encontrado dos negocios más con el mismo nombre, pero no en España.
Uno de ellos tiene como página web la siguiente:  www.rockypointrestaurants.net/menus/aguachiles-el-mariscon.html, y os dejo la carta para deleite de propios y extraños. Se encuentra en Puerto Peñasco, México, y os recomiendo los “camarones huevones” o la docena de “ostiones”… Parece coña, pero es tan cierto como que necesito asistencia psicológica, con eso os digo todo.
Yo, personalmente, no me pienso ni acercar por allí, pero para gustos los colores.

Por otro lado, está el restaurante de Chula Vista, en California, cuya web es: www.yelp.com/biz/el-mariscon-sea-food-chula-vista-2 
Está en el 675 de Anita Street, y la verdad es que, además del nombre, tampoco la calidad parece como para tirar cohetes. Hay pocos comentarios (sólo uno, en realidad), pero es más que suficiente para buscar otro sitio para comer: “I wish there was the option of giving -5 stars..the most DISGUSTING abomination this earth has inhabited..i had a flat as paper sangria..alongside fish flavored rubber…wrapped in a tortilla colored play-doe patty…ughhh man gross!!!!!”.

¿Quieres más ejemplos? En Guayaquil, Ecuador, otro restaurante especializado en, como no, marisco:  www.medicosecuador.com/turismoecuador/elmariscon

O una receta muy apetitosa: http://blancamoreno75.blogspot.com/2009/07/wok-de-mariscon-con-verduras.html

En fin, que como empezaba este post… Hay nombres que hay que pensarse dos veces antes de llevarlos adelante y meter el dinero en ellos.
Y una reflexión final: hay que ver lo que hace aburrirse. Sin ir muy lejos, pasar el tiempo escribiendo y buscando tontás como esta que acabas de leer.

Anuncios
23
Feb
10

Reflexión en voz alta… políticamente incorrecta

¿Qué pasa? ¿Está bien visto llamar “tontos de los cojones” a los votantes del PP pero no lo está ponerle el “dedo tieso” a los que te llaman asesino y terrorista? ¿Veremos a estos mismos gritones llamar terroristas y asesinos en las ruedas de prensa de Otegi o demás chusma?

Me temo que no… Lo dicho, no lo entiendo. Pero lo que es más importante, ¿ellos lo entienden? Pues que me lo expliquen, pero sin demagogias, frases hechas (de esas yo también sé un puñado) o consignas.
No hay huevos.

22
Feb
10

Autopsias de canciones (I)

 Empezamos (tercera persona mayestática, como Ellalaraña) una sección cuya finalidad no sirve (aunque puedas pensar lo contrario) para “destripar” canciones, sino para abrir los ojos a la población mundial y mostrar qué es lo que dicen de verdad. Todos hemos vivido muy engañados estos años y ya es hora de que alguien le ponga remedio.
Sé que con esta sección voy a desmitificar muchas de las alegres melodías de nuestra infancia, y que con ello os haré mucho daño, pero sólo quiero demostrar una cosa: que los autores de canciones infantiles son unos cabrones sin escrúpulos cuya única función en la vida es corromper a los pobres niños… y así hemos salido.
Por cierto, acepto peticiones para otras canciones.
Vamos con la primera:

Al pasar la barca
me dijo el barquero
las niñas bonitas
no pagan dinero

No tenemos información de a dónde coño quería ir la niña en cuestión, pero algo sí está claro, que estaba en la orilla de algún sitio con agua (ya que es muy jodido arrastrar una barca por la tierra).
Así que ya tenemos una niña viajera y un medio de transporte con chófer.
Ahora, el barquero, le suelta un piropo y la invita a subir a su barca de forma gratuita. Teniendo en cuenta que ese es el medio de vida del barquero, es muy sospechosa su actitud. Vamos, que seguro que va buscando algo.
Nótese, además, que la niña está narrando, en primera persona y tiempo pasado, lo que le ha ocurrido. ¿A una amiga? ¿A la policía? ¿Al psicólogo forense? Una prueba más de que algo ha ocurrido. Sigamos.

Yo no soy bonita
ni lo quiero ser
tome usted los cuartos
y a pasarlo bien.

En esta segunda estrofa ya se empieza a vislumbrar parte de la historia. Desde 1967, la Universidad de Kanfort tiene abierta una investigación sobre esta parte de la canción (lo que los técnicos denominan “Choni´s way”), y han llegado a la conclusión de que el mensaje que se oculta es el siguiente: “¿A que te pego una patada en los cojones, barquero de mierda? No te jode, anda y que te den por culo”.
Sin embargo, hay otra línea de investigación (la denominada por los técnicos como “Bibian Aid way”). La niña, tras el piropo, entra en clara depresión e intenta defenderse del ataque sexista y machista del barquero con una negación evidente del yo, y con ello demuestra una clara infravaloración personal fruto de la agresión verbal.
A continuación, asustada por el barquero, le da el dinero que lleva encima y se deja llevar y/o hacer lo que sea, pues el susodicho conductor de naos tiene pinta de ser una persona agresiva (es más, fruto de la desesperación, le anima para pasar el trago lo antes posible con un “y a pasarlo bien“).

Al volver la barca
me volvió a decir
las niñas bonitas
no pagan aquí.

Consumado el acto, el barquero se va, pero vuelve al rato una vez recuperado y con más ganas de juerga. Vuelve a piropear a la niña, ya que la vez anterior dió resultado esa táctica…

Yo no soy bonita
ni lo quiero ser
las niñas bonitas
se echan a perder.

Ya es evidente que la niña podrá ser pequeña pero no gilipollas, y que se ha dado cuenta de lo que busca ese tío. Vuelva a intentar mostrarle su fealdad para ver si de ese modo el barquero la repudia y se olvida un rato de ella. Y termina con “las niñas bonitas se echan a perder“, en un intento de autoafirmación y para mostrar que, al ser ella fea, haya pasado lo que haya pasado, puede seguir con la vista alta, pues no se ha echado a perder. Es complicado de entender la primera vez, por lo que te recomiendo que te tomes cinco cervezas y lo vuevas a leer.

Como soy tan fea
yo le pagaré
¡Arriba la barca
de Santa Isabel!

De perdidos al río. El barquero se ha dado cuenta de que la niña es fea, y que él se merece y puede aspirar a algo más. La niña se percata que puede perder una ración de buen sexo, y ya está dispuesta a pagar (y a darse de bofetadas por la táctica que ha llevado a cabo de “hacerse de rogar”). Lo que no acabo de entender es la vena mística que le entra… seguiremos investigando.

22
Feb
10

Breve, pero intenso

¿La Marathon de Nueva York? ¿Un partido de tenis de cinco horas? ¿Recorrer la muralla china a gatas?

No… lo que más cansa en esta vida es una niña de dos años con ganas de juerga. Jornada intensiva de 9 a 14:00 y de 16:00 a 20:00h. Estoy destrozao…

20
Feb
10

¿recuerdas?

Esta mañana, y sin saber por qué…

————————————-Modo Inciso on———————————
Lo podrás achacar a la falta de medicación, a la mezcla o abuso de ésta, al sueño, a la resaca de ayer, al exceso de azúcar en sangre, a una bajada de tensión…
————————————-Modo Inciso off———————————-

…me he puesto a recordar aquellas cosas que tomaba o veía que existían cuando era pequeño (tampoco hace tanto tiempo, no te creas), y que ahora no veo. Es posible que sigan existiendo, pero hace años que no sé de su existencia. Comienzo la lista:

-Quina Santa Catalina. ¿Te acuerdas de ella? Pues eso es que eres de mi quinta, porque mi mujer ni ha oído hablar de eso. Por cierto, os recomiendo que la leáis http://diariodepuy.wordpress.com
-Parfait Amour. Un licor repugnante de color azul de la casa Marie Brizard, y que solía tocarte en las ferias y venía en formato de botellita de juguete.
-Peppermint. No podía faltar en ningún mueble bar que se preciara, aunque terminaba desarrollando unos posos sospechosos.
-Pisco. Lo he visto en algunos supermercados, pero su botella en forma de cabeza de indio me trae grandes recuerdos.

————————-Modo Inciso on—————————————–
El pisco era el principal componente de una bebida que nos inventamos siendo adolescentes (de nombre Cipote Mangolote, por cierto), y que incluía, entre otras cosas, el líquido de una lata de espárragos y el de una lata de mejillones, así como todo lo que encontrábamos en el mueble bar. ¡Qué jóvenes y qué inconscientes éramos! ¡Y qué poco cariño le teníamos a nuestro estómago!
—————————–Modo Inciso off——————————

-Un chicle relleno de una sustancia con textura de jarabe. No recuerdo el nombre, pero lo recordaré.
-La ginebra Lirios. Y todas sus variantes de nombre y logo, pero de a 25 pesetas el litro.
-Las zapatillas Zemog. Que si lees el nombre al revés, ya no tenían tanto glamour.
-Bony, Bucanero, Tigretón y Pantera Rosa. Siguen todos (y reconozco que soy adicto a más de uno de ellos), pero no le sigo la pista al Bucanero. ¿Sigue existiendo? Y, por cierto, al Bony y al Tigratón le han quitado mucha mermelada de fresa y pueden resultar “arenosos”.
-Los caramelos Saci. Si no sabes de qué hablo, sólo decirte que te falto algo en la infancia.
-Los caramelos Snipe. De gusto dudable, pero que formaron parte de nuestros recreos y cumpleaños.
-Las Flashgolosinas. Ahora hay muchas copias chinas, pero como aquellos, ninguno.
-Los paquetes de cigarrillos de chocolate. Algo impensable hoy en día por lo políticamente incorrectos que serían. Aunque sólo sea por eso, los echo en falta. Por cierto, el chocolate era repugnante.
-El Campary. Una bebida hecha a base de extracto de alcachofa que pretendía competir con el Martini, y que lo único que provocaba eran arcadas. Por cierto, me empieza a preocupar la cantidad de bebidas alcohólicas que empiezan a salir en este “remember”.
-Las 150 colecciones cromos y el “sile,nole” del recreo. ¿Ya no están de moda los cromos? Qué pena… Eso sí, a un duro el sobre.
-Los “tristes” de hielo. Es decir, los polos de naranja y limón de toda la vida, y de Camy, of course. Ahora todos tienen sabores de papaya con jugo de mandarina, o de aguacate con pepino; y forma de pie, de dedo, de comunidad autónoma vasca… pero un buen polo de limón de hielo era lo mejor de lo mejor. También echo de menos al Colajet y al Camyjet, aunque sigo encontrando al Drácula de mis amores.
-Los Peta-Zetas. No, no son nada fáciles de encontrar, aunque se hayan puesto de moda en la cocina “moderna”.
-Los chicles Bang-Bang. Los originales, los de fresa, los que masticabas el azúcar. Eso sí que era un subidón hiperglucémico.
-La Coca-Cola transparente. Fue un amor breve, pero intenso.
-Los Dupis. Murieron a mano de los Donuts, pero eran mucho mejores. Al igual que los cuernos “a granel” de las panaderías, esos que los mordías y ponías hasta arriba de chocolate a tus acompañantes. ¿Y qué hay de los Donuts nevaditos?
 -Los platos de comida hechos todos de azúcar. Caramelos Paco era un especialista, y su escaparate algo digno de verse. Podías comerte una cazuela de huevos fritos (literalmente, cazuela y todo) con patatas y quedarte con ganas de más.

Y ya está bien de pensar por hoy, que no estoy acostumbrado y me agoto enseguida…

19
Feb
10

la cerda y el gordo cabrón

Este post va a tratar de mis vecinos y sus perritos, esos hijoputas. Y sí, lo has adivinado, por hijoputas me estoy refiriendo a los dueños, que bastante tienen ya los pobres bichos de tener dueños así…

Antes de nada, que conste que yo tengo dos perros: una chuchilla de 7 kilos y mucha mala leche (la cachomierda); y otro de 35 kg, mezcla de labrador y husky siberiano que todo lo que tiene de grande y pesado, lo tiene de tonto, el pobre.
Con esta introducción quiero decir que no tengo nada en contra de tener animales en casa (conozco muchos que tienen nombre y apellidos y van a la guardería), sino que estoy en contra de la falta de educación de mucha gente (me suena el tema, de hace un par de días). Algunos merecerían estar en establos en lugar de en ciudades.

Bien, sigamos. Cuando tienes perros, antes o después tendrás que estar con ellos en la calle hasta que se “desahoguen”, haga el día que haga. Mola dar un paseo en primavera o verano, pero si llueve, nieva o hace un frío del carajo, el perro tiene que salir igualmente.
Pues bien, en estos días desapacibles, como el perrito está más interesado en olisquear hojas, árboles, bolsas, ruedas, mierdas de otros perros o cualquier otra cosa que se encuentren en la calle en lugar de hacer lo que tienen que hacer (parece que estos días tienen el gen del estreñimiento), pues a ti no te queda más remedio que aguantar y esperar a que tome la gran decisión del día: “¿cago aquí o allí? Aquí está bien porque no me da el sol de frente, pero allí tengo a la vista los rosales y eso me relaja…”. En fin, que sólo te queda esperar.
¿Y qué otra cosa puedes hacer que mirar al resto de personas que están como tú? Pues es aquí donde entra en juego una pareja vecina con un coquer, pareja que a partir de ahora, con todo el cariño, denominaré “la cerda” y “el gordo cabrón”.
Estos dos individuos suelen bajar a la calle con el perro suelto (¡¡tengo unas ganas de que se despiste y se acerque un día al mío!! Especialmente esos días que tiene el ánimo “cruzado”…), muy enamorados ellos, haciéndose carantoñas y mostrando al mundo entero su amor eterno… hasta que el mamón del perrito le da por cagar, momento en el cual cualquiera de ellos, o ambos, reciben una misteriosa llamada del móvil que les impide mirar hacia abajo y encontrarse con la deposición de su can. Eso sí, son capaces de olerla, porque la esquivan que da gusto… Y a seguir el paseíto.
Da igual que cague en la puerta de una casa, en la acera o delante de tus narices, allí se queda la mierda.

Antes sólo pensaba en cagarme en su puta madre (lo he hecho en alguna ocasión, que conste), pero la llamada del móvil, curiosamente, también les convierte en sordos. Después, se me ocurrió cogerlos de la nuca y hacerles una aguadilla en la mierda del coquer, pero soy una persona pacífica (y paso de ganarme una denuncia, que no queda bien en el CV).
Prefiero el “modo retorcido”. Esperas 10 minutos a que acaben la vuelta, te quedas en la acera de enfrente esperando a ver dónde entran y, si es de noche, qué piso y qué cocina se enciende. Y después, les llenas el buzón con su mierda.
Otra cosa muy graciosa es llenarle las entradas de ventilación del coche con el cagarro de su animalito. Me imagino a las 7 de la mañana, en pleno invierno, que se montan en el coche y ponen a toda leche la calefacción y el ventilador, y que les pega el tufo en toda la boca. Pagaría por verles la cara y ver la de sus compañeros de trabajo al notar su aroma.

Nadie es perfecto, y a todos nos puede pasar que salgas con el perro, tenga el día tonto y te quedes sin bolsas (con llevar muchas en el bolsillo, arreglado). Pero que te importe un huevo si el perro deja la mierda en la calle, como si vivieras sólo o la calle fura tuya, saca lo peor de ti y te dan unas ganas enormes de ir a su cocina y dejarle un zurullo en el cocido del día siguiente. O mearles en la boca mientras duermen, lo que joda más…

Parece que mis posts se repiten. Me cago en la gente.

18
Feb
10

puta educación

Si hay algo que llevo mal es la falta de educación. Y es algo, además, de lo que vamos sobrados últimamente.

Pones el televisor y te encuentras un grupo de supuestos periodistas (¡¡por los cojones!!) en plena berrea, gritándose hasta reventar por el color de bragas de la última famosa de turno o sobre el exceso de hormonas del mono de moda. Ni de coña…

Enchufo la radio y, excepto contadas excepciones, oyes tertulias en las que se echan gargajos unos a otros. Ninguno tiene la razón, sólo se oye al que grita más. Y el presentador-moderador, tocándose los órganos genitales (para que no se diga que tiro contra uno u otro género).

Me voy a tomar un café, pero dos energúmenos se empeñan en que media ciudad se entere, a gritos por supuesto, que tal o cual jugador es el mejor del mundo. Con dos cojones. Los dos en el paro pero preocupados de un tío que gana 10 millones de euros al año. Eso sí, el puro y la copa de Soberano, que no falten.

A la mierda todos. A la mierda la gente. A tomar por culo la chusma que me rodea. Estoy hasta los cojones del mundo. Puta educación… Como dijo Diógenes: “Cuanto más conozco a la gente, más quiero a mi perro”.




¿Qué hay de nuevo, viejo?…

Desayunando con…

Ayer: Con sueño

Hoy: Con más sueño

Búsqueda por categorías

Espacio-tiempo…

febrero 2010
L M X J V S D
« Dic   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Lo que viene de Twitter…

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

La insoportable levedad del ocio…

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 6 seguidores

Estadísticas...

  • 87,611 hits