19
Feb
10

la cerda y el gordo cabrón

Este post va a tratar de mis vecinos y sus perritos, esos hijoputas. Y sí, lo has adivinado, por hijoputas me estoy refiriendo a los dueños, que bastante tienen ya los pobres bichos de tener dueños así…

Antes de nada, que conste que yo tengo dos perros: una chuchilla de 7 kilos y mucha mala leche (la cachomierda); y otro de 35 kg, mezcla de labrador y husky siberiano que todo lo que tiene de grande y pesado, lo tiene de tonto, el pobre.
Con esta introducción quiero decir que no tengo nada en contra de tener animales en casa (conozco muchos que tienen nombre y apellidos y van a la guardería), sino que estoy en contra de la falta de educación de mucha gente (me suena el tema, de hace un par de días). Algunos merecerían estar en establos en lugar de en ciudades.

Bien, sigamos. Cuando tienes perros, antes o después tendrás que estar con ellos en la calle hasta que se “desahoguen”, haga el día que haga. Mola dar un paseo en primavera o verano, pero si llueve, nieva o hace un frío del carajo, el perro tiene que salir igualmente.
Pues bien, en estos días desapacibles, como el perrito está más interesado en olisquear hojas, árboles, bolsas, ruedas, mierdas de otros perros o cualquier otra cosa que se encuentren en la calle en lugar de hacer lo que tienen que hacer (parece que estos días tienen el gen del estreñimiento), pues a ti no te queda más remedio que aguantar y esperar a que tome la gran decisión del día: “¿cago aquí o allí? Aquí está bien porque no me da el sol de frente, pero allí tengo a la vista los rosales y eso me relaja…”. En fin, que sólo te queda esperar.
¿Y qué otra cosa puedes hacer que mirar al resto de personas que están como tú? Pues es aquí donde entra en juego una pareja vecina con un coquer, pareja que a partir de ahora, con todo el cariño, denominaré “la cerda” y “el gordo cabrón”.
Estos dos individuos suelen bajar a la calle con el perro suelto (¡¡tengo unas ganas de que se despiste y se acerque un día al mío!! Especialmente esos días que tiene el ánimo “cruzado”…), muy enamorados ellos, haciéndose carantoñas y mostrando al mundo entero su amor eterno… hasta que el mamón del perrito le da por cagar, momento en el cual cualquiera de ellos, o ambos, reciben una misteriosa llamada del móvil que les impide mirar hacia abajo y encontrarse con la deposición de su can. Eso sí, son capaces de olerla, porque la esquivan que da gusto… Y a seguir el paseíto.
Da igual que cague en la puerta de una casa, en la acera o delante de tus narices, allí se queda la mierda.

Antes sólo pensaba en cagarme en su puta madre (lo he hecho en alguna ocasión, que conste), pero la llamada del móvil, curiosamente, también les convierte en sordos. Después, se me ocurrió cogerlos de la nuca y hacerles una aguadilla en la mierda del coquer, pero soy una persona pacífica (y paso de ganarme una denuncia, que no queda bien en el CV).
Prefiero el “modo retorcido”. Esperas 10 minutos a que acaben la vuelta, te quedas en la acera de enfrente esperando a ver dónde entran y, si es de noche, qué piso y qué cocina se enciende. Y después, les llenas el buzón con su mierda.
Otra cosa muy graciosa es llenarle las entradas de ventilación del coche con el cagarro de su animalito. Me imagino a las 7 de la mañana, en pleno invierno, que se montan en el coche y ponen a toda leche la calefacción y el ventilador, y que les pega el tufo en toda la boca. Pagaría por verles la cara y ver la de sus compañeros de trabajo al notar su aroma.

Nadie es perfecto, y a todos nos puede pasar que salgas con el perro, tenga el día tonto y te quedes sin bolsas (con llevar muchas en el bolsillo, arreglado). Pero que te importe un huevo si el perro deja la mierda en la calle, como si vivieras sólo o la calle fura tuya, saca lo peor de ti y te dan unas ganas enormes de ir a su cocina y dejarle un zurullo en el cocido del día siguiente. O mearles en la boca mientras duermen, lo que joda más…

Parece que mis posts se repiten. Me cago en la gente.

Anuncios

2 Responses to “la cerda y el gordo cabrón”


  1. 1 Profesor Tarantoga
    20 febrero, 2010 en 12:07 pm

    Un respeto por los demás gordos cabrones, por favor.

  2. 2 abantos37
    22 febrero, 2010 en 10:06 am

    Relaaaaaaaaaaaaaaaaaajate tío 🙂
    Te veo un poco asocial aunque tienes más razón que un santo, Jo! que bueno lo del coche!
    lo tengo que probar con otra hijaputacerda de vecina que hace lo mismo en mi calle.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


¿Qué hay de nuevo, viejo?…

Desayunando con…

Ayer: Con sueño

Hoy: Con más sueño

Búsqueda por categorías

Espacio-tiempo…

febrero 2010
L M X J V S D
« Dic   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Lo que viene de Twitter…

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

La insoportable levedad del ocio…

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 5 seguidores

Estadísticas...

  • 87,903 hits

A %d blogueros les gusta esto: