08
Mar
10

Manual de civismo de Odracir

El alcalde de Mota del Cuervo (Cuenca), José Vicente Mota (es curioso, apellido y pueblo todo en uno), ha hecho circular entre los vecinos un “manual de civismo” con consejos para mejorar la convivencia. Sin embargo, la medida no ha tenido éxito, y a los habitantes del municipio no les ha gustado mucho consejos como no ser gorrón (“no te jode, y entonces ¿qué hago?, ¿me pongo a pagar o a devolver lo que he pedido?”, ha señalado uno de ellos), no piropear a las mujeres (algo tan español y tan nuestro…) o no rascarse los genitales en público (con el gustito que da y lo bien que te quedas si llevas calzoncillos transhumantes. Ya explicaré esto en otra ocasión). Otros consejos interesantes eran no ajustarse la ropa interior en público, no sorber la sopa, no chuparnos los dedos o no limpiarse con las mangas de la camisa. En definitiva, una forma de arruinar la existencia a toda persona humana que se precie y que disfruta de la vida de forma sana.

Yo, en realidad, lo que creo es que el alcalde se “tiro el pingüi” en la taberna del pueblo delante de los amigotes (“¡veréis lo bien que lo pasemos y lo que disfrutemos!”), pero luego se acojonó y no se atrevió a poner lo que de verdad le pedía el cuerpo.

Por eso, Odracir, en su continuo empeño por servir a la sociedad, ha decidido poner, DE VERDAD, lo que cualquier manual de civismo debe llevar. Y no sólo eso, sino que en caso de dudas, opciones alternativas para no ser un paleto y quedar de puta madre.

No pretendo ser exahustivo, así que escribiré los que se me ocurre y el resto os lo dejo a vosotros:

  • Procura no tocarte los genitales en público. Tocarse los huevos da mucho más placer y está aceptado por las altas esferas políticas (y, a las pruebas me remito: lee cualquier periódico en la sección de política y me dices…).
  • No sorbas la sopa. Ya lo dice el refrán: “de la mano a la boca se pierde la sopa”, y si la sorbes, pierde toda la gracia. La cuchara es mala. La cuchara no es tu amiga. Cuchara=caca. Mete mejor todo el morro en el plato y sumérgete en todo un mar de sensaciones… y de fideos. Especialmente recomendado a los usuarios de barba y/o bigote, pues podrán repetir varias horas después.
  • No te limpies con la manga de la camisa. Los calzoncillos y bragas son de un material mucho más suavito y, además, luego no se verán los restos (de nada, no me agradezcas esta idea, sólo hay que pensar un poco).
  • Los mocos no se sacan en los semáforos. Las reuniones de vecinos, visitas a la familia y momentos en los que hay una cámara cerca son mucho mejores. Además, “moco” es muy genérico. Ponles nombre según su textura y forma: tarzanetes (cuando vienen con liana), meteoritos (los duros y con forma de piedra), guli-guli (para los pastosos que no se despegan del dedo)…
  • Si la comida te gusta, no te chupes los dedos. Es mucho mejor chupárselos al que tengas al lado. Además, es un método divertido e inocente de jugar a la “ruleta rusa”, pues a saber qué ha tocado antes tu acompañante. Juega a tocar cosas realmente asquerosas y reta a tus amigos a adivinarlo.
  • No te saques paluegos. Los paluegos son eso, “pa luego”. Deja esos restos de comida entre tus dientes por si te quedas encerrado en un ascensor. En ese caso, podrás s0brevivir al resto de los encerrados y luego alimentarte con sus cadáveres.
  • La cera de los oídos no debe estar en tu dedo meñique. Para que lo sepas, esta cera arde de narices. Ahorra en la factura de la luz haciendo velas de tu cerumen. ¡¡¡Y juega luego a combinar olores!!!
  • El pollo no se debe escupir en el suelo. Para los incultos, un buen pollo contiene todas las sales minerales diarias necesarias para un adulto de peso medio. No te digo que te lo tragues, pero guárdalo para un momento de necesidad, como cuando vayas a visitar a tu cuñado o estés en un examen importante.

Perdonadme, no puedo seguir. Me voy a vomitar. Y luego pienso qué puedo hacer con eso que salga de mi estómago y os lo cuento, veréis que risa.

El documento DE VERDAD fue reflejado en el Boletín Oficial de la Provincia de Cuenca bajo el nombre de “ordenanza del civismo y la convivencia ciudadana de Mota del Cuervo”. Ojito, según se manifiesta en el texto de la ley de buenos modos municipal, “el desconocimiento de esta ordenanza no exime del cumplimiento de las disposiciones establecidas en la misma”.

Lo tienes a tu disposición pulsando en este enlace (archivo pdf): civismo

Estamos todos locos. Unos más que otros, es verdad, pero estamos fatal. O al menos es lo que no paran de repetirme las voces que oigo en mi cabeza. Bueno, me repiten eso y otras muchas cosas, pero por ahora no les hago mucho caso. Por ahora…

Anuncios

1 Response to “Manual de civismo de Odracir”



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


¿Qué hay de nuevo, viejo?…

Desayunando con…

Ayer: Con sueño

Hoy: Con más sueño

Búsqueda por categorías

Espacio-tiempo…

marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Lo que viene de Twitter…

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

La insoportable levedad del ocio…

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 5 seguidores

Estadísticas...

  • 86,460 hits

A %d blogueros les gusta esto: