02
Dic
10

Los mocos tienen todos los nutrientes diarios que necesitamos

(Post inspirado por mi hija de 2 años y medio)

Un estudio recientemente publicado por la Universidad de Kanfort, Michigan, ha desvelado que los mocos contienen todas las sales minerales y nutrientes necesarios que un adulto de 80 kilos de peso necesita para cumplir con la Cantidad Diaria Recomendable (CDR) de estas sustancias.
Además, científicos de esta Universidad, en un alarde de altruismo, revelaron la cantidad necesaria para no tener que tomar ningún otro alimento adicional, lo que denominaron “la cifra secreta”. En concreto, de 0,1 a 0,3 ml/kg/día de moco. Es decir, un adulto de 80 kilos debe comerse diariamente entre 8 y 24 ml de mocos. Ahora, la experiencia de laboratorio consiste en calcular lo que somos capaces de soltar por la nariz en un estornudo “estándar”, especialmente aquello proveniente de la denominada “vela”, y así ya sabréis el banquete que os espera. Recomendamos que esta práctica sólo se lleve a cabo por especialistas y en un circuito cerrado al tráfico.

En este mismo estudio se reveló que el 95% del moco es agua, el 3% elementos orgánicos y el 2% minerales. En cuanto a los elementos minerales la composición iónica del moco es muy parecida a la de la secreción lacrimal (lo que no deja de ser bucólico: “una lágrima o un moco, ¡un sentimiento en definitiva!”).

En lo que concierne a las concentraciones de iones sodio, cloro y calcio, son comparables a la composición del plasma. La concentración de K (potasio), sin embargo, es tres o cuatro veces más elevada que en el plasma.
Siguiendo con las bondades de nuestro ya gran amigo, el moco, podemos concluir que es hipertónico con relación al plasma, y que tiene una presión osmótica (presión que se debe aplicar a una solución para detener el flujo neto de disolvente a través de una membrana semipermeable) de unos 0,314 osmoles.

Además de todo lo dicho, el informe afirma que el moco contiene numerosas proteínas, en particular mucina, albúmina, Ig, encimas y aminoácidos. La cantidad de proteínas de de 400 a 800 mg/dl, es decir, como el 10% de la tasa sérica.
La mucina representa el elemento orgánico más importante, con un 60% de la cantidad total de proteínas del moco. Se trata de una glucoproteína ligeramente ácida que formada por la combinación de una proteína y de un complejo polisacárido conteniendo ácido sulfúrico (ácido mucoitín sulfúrico). Esta proteína deriva del mucígeno que se encuentra en los gránulos secretorios de las células epiteliales. Y, lo que es más importante y más nos asombra, la concentración de mucina del moco esta en función exponencial negativa con el débito secretor. ¿Que qué es eso? pues que de la cantidad de mucina del moco va a depender la viscosidad del moco nasal. ¿Es o no es fascinante?

Las proteínas del moco nasal siguen una variación circadiana muy acusada, siendo cuatro veces más elevadas por la noche que durante el día. Con estos datos, podemos concluir que lo más normal es estar “moco” de noche, una conclusión que se cumple 9 de cada 10 veces.

En el moco nasal se encuentran una serie de encimas: la lisocima, la calicreína, la láctico-deshidrogenasa y proteasas.
Contiene también numerosos aminoácidos con una tasa entre 0,4 y 1,3 micromoles/ml. De estos elementos se han encontrado unos 15: lisina, histidina, arginina, ácido aspártico, treonina, serina, ácido glutámico, prolina, glicina, alanina, valina, isoleucina, leucina, tirosina y fenilalanina. Siguiendo con sus interesantes beneficios, el moco nasal es más rico (en composición, no en sabor… aunque hay opiniones para todos los gustos) que el plasma en ácido aspártico y ácido glutámino, aunque menos rico (ídem) en alanina y valina.

Y, rizando el rizo, el moco nasal (el que, en definitiva, nos asombra) contiene una cantidad de prolina más elevada que otros tipos de moco.

Y ahora, una reflexión… ¿A qué esperamos para empezar nuestra dieta de moco? ¡Seamos unos mucófagos de pro! ¿Imita al señor de delante en el semáforo! ¿No ves lo saludable que se le ve? Claro, con 45 minutos de su casa al trabajo, y otros 45 del trabajo a casa, con que sólo se detenga un 10% en los semáforos ya ha cenado calentito y sano. ¡Y está aprobado por los vegetarianos y no contienen gluten!

Sí, vale, mucho cachondeíto, pero si esta noticia la leéis en el New York Times, meáis colonia.

Anuncios

1 Response to “Los mocos tienen todos los nutrientes diarios que necesitamos”



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


¿Qué hay de nuevo, viejo?…

Desayunando con…

Ayer: Con sueño

Hoy: Con más sueño

Búsqueda por categorías

Espacio-tiempo…

diciembre 2010
L M X J V S D
« Oct   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Lo que viene de Twitter…

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

La insoportable levedad del ocio…

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 5 seguidores

Estadísticas...

  • 86,080 hits

A %d blogueros les gusta esto: